jueves, 2 de diciembre de 2010

Ritos de paso



Con permiso de Elena Medel y su Mi primer bikini, hoy he afrontado un poema épico: mi primera colonoscopia. Pensar en Beowulf o en Cortés, o en la carga de la Brigada Ligera en Balaclava ayuda, conforta. Pues eso. Ya he cumplido con un rito de paso a la madurez.

Ah, ¡y estoy limpio! Hasta dentro de cinco años. Mientras tanto, me seguiré dedicando a la lírica.

5 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Me han dicho que lo peor es que luego te encuentras al médico por la calle... ¡y ni te saluda!
Me alegro de tu limpieza, querido amigo.

Un abrazo.

hermanastra dijo...

Hay cosas peores -aunque no lo creas-. Te lo aseguro. Me alegro de que todo bien -y las agujas también-.

Olga Bernad dijo...

Por Dios. La próxima vez elige bikini;-)

Pues me alegro mucho de que el poema épico haya sido coronado con una victoria. A por la lírica.

Abrazos.

arati dijo...

Una vez has cedido ese último reducto del pudor y sobrevives dignamente... pues sí, ya te puedes considerar "mayor".
Felicidades ;-)

Belén Núñez dijo...

Me alegro de que todo esté bien.

Un abrazo.