lunes, 24 de enero de 2011

En la Provenza



De hace algunos veranos son esta foto y este soneto que vienen a rescatarme de estos días invernales.


SONNET POUR LA BASTIDE LE CHÂTEAU


Bajo el cielo sin fin de la Provenza,

en medio de sus ocres y sus verdes,

por el oro de luz los ojos pierdes

ganando un paraíso que comienza


al alba y no termina, aunque te venza

el sueño anochecido, y no recuerdes

la angustia sempiterna que te muerde.

Olvidas el pesar que teje y trenza


cadenas de dolor, hoy desterradas.

En su lugar, la miel, los higos y una jarra

de vino del país. Besas la vida


en un verano eterno. La chicharra

compone su canzó en las enramadas.

Rodeada de olivos, la bastida.


No hay comentarios: