miércoles, 16 de febrero de 2011

La Casa de los Poetas


Caballero Bonald y Rodríguez Almodóvar en Santa Clara



Se inauguró ayer, bajo la lluvia, la Casa de los Poetas. O más bien, el remozado convento de Santa Clara, transformado en centro cultural. Y allí que fuimos a empaparnos de poesía aunque ya había escampado, y a disfrutar de la rehabilitación del hermoso claustro, y del refectorio, donde tendrán lugar las lecturas y conferencias.
La tarde estaba tempestuosamente cernudiana, con un mudable cielo plomizo y tornasolado de morado, irreal cuando nos acercábamos merced a la luz artificial proyectada sobre la cercana Casa de las Sirenas, haces de luz que se derramaban en torno.
Podríamos hablar mucho del compás, de la azulejería de la sala, del diálogo mantenido por Caballero Bonald y Rodríguez Almodóvar. Sobre Antonio Machado, protagonista de las jornadas que se celebran esta semana (esta tarde les toca hablar a Trapiello y Benítez Reyes). Sí y no, porque lo que quiero dejar hoy aquí es una muestra de reconocimiento hacia quien debía ser director de este espacio, y lo fue (antes de que se abriera): Francisco José Cruz. Con él se celebraron los encuentros de Casa de los Poetas cuando aún la sede no estaba disponible, y gracias a sus abrazos con los mejores poetas de la lengua que habitan al otro lado del Atlántico pudimos disfrutar de tardes y noches memorables antes de que se malograra aquel proyecto inicial.
El que le ha sucedido (el proyecto, digo, porque el puesto de director de Casa de los Poetas permanece vacante) nace como una promesa ya granada en estos primeros pasos machadianos, pero no se debería caer en el error de la dispersión cuando lo que dio sentido a la recuperación del edificio, su alma, fue el centro dedicado a la poesía. A Fran Cruz, nombrado director por Juan Carlos Marset, el promotor de la idea, le debemos las gracias por esa travesía del desierto cuando la Casa era nómada, aunque él, finalmente apartado por decisión propia y creo que muy digna, no haya visto la tierra prometida.
Nuestros parabienes a Santa Clara, con la Fundacion Cansinos Assens y tantas otras iniciativas. Pero justicia a Francisco José Cruz, director de Casa de los Poetas, a cuya dimisión sucedió en bloque la del prestigiosísimo comité asesor, del que formaban parte tres galardonados con el Premio Cervantes. Que no se devalúe aquel inicial proyecto.
Dejo aquí una entrevista de Toni Montesinos a Fran, que hace pocos meses publicaba un excelente poemario en Sibila.




1 comentario:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo para Fran, "el director" para todos nosotros.