domingo, 20 de febrero de 2011

"Puertas cerradas", de María Ruiz


María, en el centro, conversando con dos de las sobrinas de Manuel y Antonio Machado,
la semana pasada en el convento de Santa Clara en Sevilla


María Ruiz es una de las alumnas del taller que imparto en la Escuela de Escritores. Este es el tercer año que compartimos los encuentros semanales con la poesía. Dejo aquí, con orgullo, sus más recientes versos.


PUERTAS CERRADAS

Sigues cerrando el parque de tu infancia
con rejas altas como el deseo,
y aunque tú no lo sabes
está el parque esperando marzos.
La primavera extiende sus andamios
y otros niños tendidos en la hierba
descubren abanicos de luz,
las palmeras, tatuadas en sus rostros.

Y aunque tú no lo sepas,
la mañana fija sus carteles;
se ha puesto rubia para ti,
y aunque tú no la esperas,
como un regalo la recibe el insomne.

Recoges las copas sucias.
La amistad vació tu bodega,
pero este vino solo no es tan dulce,
y aunque tú no lo creas
aún resiste la esperanza
como el azúcar en el fondo
de tu vaso de leche;
y aunque perdiste aquel tren sin paradas
que marcó las distancias de tu tiempo,
es inútil entregarse a la melancolía,
recrearse en el dolor ausente
de la pierna seccionada. Te levantas
y está rubia la mañana
y se ordenan las casas para ti,
y aunque sigues cerrando el parque
hay puertas que no encajan,
como un puzle revuelto.
Tu memoria traviesa
olvidó cerrar con llave.




4 comentarios:

Rafael dijo...

Muy bonita, la verdad.

samsa777 dijo...

Lógico el orgullo: enhorabuena a maestro y alumna.
Abrazos

Miguel dijo...

Un poema lleno de hermosas imágenes. Felicidades, María.

Esperanza Galindo dijo...

Gracias, María, por tus versos con dulce esperanza; aunque "el dolor de la pierna seccionada" surja como memoria, no nos quedemos en lo negativo, ni nos hundamos en la melancolía. Siempre hacen falta poetas de esperanza. No dejes de escribir. Un abrazo. Esperanza Galindo