domingo, 27 de febrero de 2011

Un haiku



Buenos amigos:
la estufa, aunque apagada;
paciente, el gato.

5 comentarios:

Marisa Peña dijo...

Los buenos amigos son siempre un buen abrigo...
Me ha gustado mucho este haiku Antonio.
Un abrazo

José María JURADO dijo...

Bienvenido al club Zen.

Sara dijo...

Muy bueno, Antonio.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Este es un auténtico ejemplo de "poesía de la experiencia". Lo he estado viendo todo el invierno.

Myriam dijo...

Poesía de lo simple y cotidiano, a pesar de que el formato es oriental, me recordó en algo cierta poesía de Pablo Neruda y de Pablo de Rokha ("comamos en silencio, compañero..."); aunque ellos no consentirían en que se les comparara por sus eternas rivalidades. Para el poeta toda percepción y experiencia es poesía.