domingo, 27 de marzo de 2011

La otra fiesta de la primavera



El pasado viernes acudí por segunda vez a la tertulia Los Mercuriales, con tan provechoso resultado como es el de afianzar el aprecio de los que ya son amigos y el ensanchar el círculo de los conocimientos. La crónica se da, y muy bien, aquí.
Como apéndice de la misma, y ya que en la segunda parte del partido (más breve) jugaba en casa, referir que entramos en el pub con nuestras pintas de intelectuales y salimos con otras pintas entre pecho y espalda. Buena conversación, noticias de proyectos, risas y parabienes por la amistad sin necesidad de caer en título inaugural de Claudio Rodríguez. La noche parecía de F. Scott Fitzgerald, en verso prestado de Keats: Tender is the Night. En las aceras, borrachos ellos sí (por su aroma), también los azahares hacían tertulia.



12 comentarios:

Las hojas del roble dijo...

Querido Antonio:
Quería decirte que estuvimos muy bien en vuestra compañía. Fue una velada memorable.
Un abrazo

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Cómo me alegro, Julio, porque el placer fue compartido y me atrevería a decir que unánime. Abrazos.

Anónimo dijo...

"En las aceras, borrachos ellos sí (por su aroma), también los azahares hacían tertulia"...

Hermosísimo. Colofón perfecto para una entrada que es casi un poema.

Gracias.

M.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Fue ciertamente un placer conocerte, Antonio, y disfrutar de tu compañía y la de los demás.
Un noche inolvidable para mí.
Saludos.

Antonio Serrano Cueto dijo...

La cosa pintaba bien, Antonio, desde el principio. Un placer volver a compartir conversación y bebida ("compotatio") contigo y los demás Mercuriales. Un abrazo.

Ramón Simón dijo...

Antonio, cómo me gusta ese final de tu entrada "...también los azahares hacían tertulia..." , magnífico.

Por mi parte decir que fue una noche inolvidable, o como dice JA "una velada memorable"; y un placer compartir mesa , pan, y vino con los poetas gaditanos.


Un abrazo, ex corde.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Lástima no haberme podido quedar a "los otros postres". Fue una velada redonda. Ya sabes que puedes volver cada vez que quieras y puedas: un placer, siempre.
Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias a todos y por todo. Y sí que lo pasamos bien, sí. Abrazos.

Antonio Rivero Taravillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José María JURADO dijo...

Habrá que componer "La Calle de A. R. T." llena de bares irlandeses donde se cruzan Swif y Joyce, y que is no country for old men.

José Miguel Ridao dijo...

Me alegró mucho conocerte, Antonio. Fue de esas raras ocasiones en que un grupo de personas que se conocen poco o nada se sienten como amigos de toda la vida.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Hola Antonio. Llego a través de Salvador Robles, autor de "Contra el cielo", y lo hago con mucho gusto ya que tan bien me ha hablado de vos.
Lo primero que he leído es esta entrada sobre "Los Mercuriales", cuyos miembros conozco por sus blogs y/o sus libros.
Te iba a mencionar a José Miguel Ridao, pero me ha gando con el comentario. La vida es sabia, siempre hace lo posible por reunir a los mejores. Enhorabuena por este espacio que iré leyendo de a poco.

Un fuerte abrazo.