domingo, 22 de mayo de 2011

"Ve, amor mío"



A comienzo del verano de 1930, una semana después de su boda secreta con Nora Barnacle, la mujer que había sido su amante y compañera durante veinticinco años, James Joyce y la recién casada acudieron a una fiesta literaria en Hampstead, entre cuyos ilustres asistentes estaban J.B. Priestley, Victor Gollancz e Isaiah Berlin. Cada uno animó el cotarro como supo o pudo, y Joyce cantó dos canciones, “Phil the Fluther’s Ball” y una de esas baladas hermosísimas que alternan gaélico e inglés: “Siúil a rún”. Aquí, la segunda de ellas en una de las mejores interpretaciones que conozco, por el grupo Clannad, del que salieron voces privilegiadas como Moya Brennan y Enya.


No hay comentarios: