miércoles, 15 de junio de 2011

Las crónicas de Sheridan



Desaparecido Carlos Monsiváis, Guillermo Sheridan ha venido a ocupar el indiscutible puesto de cronista de México, de sus gentes, de sus vicios, de sus tics. Ya hacía años que aguzaba su inteligencia al tratar de todo ello, peo este recién publicado Viaje al centro de mi tierra lo demuestra holgadamente.
En páginas rescatadas de su colaboración habitual en la revista Letras Libres, o del blog que mantiene en la edición digital de la misma, más otras procedentes de su columna semanal del periódico El Universal, Sheridan plantea, con el humor de Jonathan Swift, los estupores ante un país tan lleno de contradicciones y desequilibrios como es el suyo. Causa risa, por ejemplo, teñida de rabia por la injusticia que denuncia, la primera sección del libro, "Viaje al país de los legisladores". Pero todo el volumen es un prodigio de inteligencia, a cuya exhibición contribuye el gran oído de Sheridan para reproducir acentos y registros orales, desde el de los ricachones con sus drinks al de los semianalfabetos estudiantes que tienen el dudoso honor de haber conseguido para México el último puesto en el informe PISA.
Escribe para las citadas cabeceras mexicanas Sheridan, pero estos días, traduciendo a Flann O'Brien (bajo otro de sus seudónimos, Myles na gCopaleen), me parece que salvando las distancias podría estar haciéndolo para el Irish Times, tanto recuerda su disección de la idiosincrasia mexicana a la que hizo de la irlandesa aquel escritor admirado por un compatriota de Sheridan: Sergio Pitol.
No ahorra críticas. De este oído al que me refería da testimonio una sentencia como ésta: "Nuestras experiencias estéticas se reducen a la música, pero sólo conocemos un instrumento, el claxon, y dos melodías, "Quítate" y "Chinga tu madre".


4 comentarios:

Arrowni dijo...

Voy a suponer que el barroco folclórico estilo Santa Muerte no es considerado una experiencia estética para el señor. ¿A lo mejor piensa que ya no existe ese México?

César Romero dijo...

Aparte de Sheridan hay dos cronistas que también son muy buenos, de dos generaciones sucesivas a la suya: Juan Villoro y Frabizio Mejía Madrid. Este último es menos conocido pero creo que con el tiempo lo será más. Su libro "Salida de emergencia" es muy bueno.
Saludos, Antonio

Guillermo Sheridan dijo...

Gracias, estimadio Antonio, por tu comentario sobre este libro (en el que sí se habla, por cierto, y por desgracia, de la llamada santa muerte). Celebro que te haya interesado.

El amigo de Valender,
Guillermo Sheridan

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Fue un placer comentar el libro y, más aún, leerlo, Guillermo. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una lectura. Bendigo el momento en que compré un ejemplar en la sucursal de El Péndulo de la avda. Nuevo León, en la Condesa. Gracias por haberlo escrito. Seguiré pendiente de lo que venga y procuraré irme haciendo con lo anterior. Un cordial saludo desde Sevilla.