domingo, 19 de junio de 2011

Pound, literatura




Haciendo buena su propia máxima de que la literatura es la noticia que continúa siendo noticia, Ezra Pound sigue siendo alta literatura, porque no ha dejado de estar de actualidad. Sus ideas a veces exageradas sobre los responsables de la usura son de una actualidad pasmosa estos días, en España sin ir más lejos. Además, Justo Navarro hace al poeta de Hailey (Idaho) protagonista de su última novela, El espía, que estoy leyendo y disfrutando porque en ella afloran todas las facetas del poeta.
Como suelo simultanear la lectura de novela con la de poesía, ando ahora leyendo la de Gonzalo Rojas, en una antología que me traje de México. Ahí me encuentro con estos versos:

(...) el que pasó ahora por el jardín hablando
solo, ése era Pound discutiendo un ideograma
con los ángeles (...)

También lo menciona en otro poema que da de él el último número de la edición mexicana de Letras Libres.

Sólo he estado en Venecia dos veces, y ambas he peregrinado a la calleja en que tuvo casa Olga Rudge y donde vivió el autor de los Cantos (Antonio Colinas la describe en un poema). Una sola ocasión visité el cementerio acuático en que reposan los restos de Pound junto a los de su amante. La foto que ilustra esta entrada es la que tomé de la lápida de ella.