sábado, 27 de agosto de 2011

Belleza abigarrada




Hemos pasado unos días en Dublín, donde vivió un tiempo, y donde murió y está enterrado, Gerard Manley Hopkins. Numerosas veces hemos pasado por la casa del cardenal Newman, donde una placa recuerda también a Hopkins el jesuita y, en extraña aleación, a ese ex alumno de la Sociedad de Jesús, James Joyce.
Justo el penúltimo día de la estancia en Dublín Eduardo Jordá publicaba este artículo en Diario de Mallorca sobre el poeta que compuso "El naufragio del Deutschland" y la edición que he tenido la suerte de preparar para Vaso Roto.

No hay comentarios: