domingo, 4 de diciembre de 2011

De la vida literaria




Hace unos días asistíamos en Sevilla a la presentación de Las noches de verano, de José Luis García Martín, publicado por la Isla de Siltolá. En la foto, de izquierda a derecha, el autor del libro, José Luna Borge, Juan Lamillar, mi espectro y, un paso retrasado y hablando por telefonía celeste y sin hilos, José Luis Piquero, el presentador.
En el jugoso relato de JLGM se enredan historias diversas bajo la advocación más o menos espuria del misterioso Aleister Crowley. Sabido es el contacto que tuvo el mago con poetas de la talla de Pessoa o W. B. Yeats.
"El hombre más malvado del mundo" publicó los rituales de la orden de la Golden Dawn en la revista Equinox, ante la oposición de MacGregor Mathers y Yeats. JLGM, traductor de Pessoa, también ha revelado en su blog, equivocándose, algo del conciliábulo que yo, traductor de Yeats, velé en una entrada del mío. Todo queda, pues, en familia. Y no mal avenida, por lo que a mí respecta.




4 comentarios:

José Luis Piquero dijo...

Estamos guapos a rabiar. Fue una noche estupenda. Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Sí que lo pasamos bien, José Luis. Un abrazo.

Alfredo J. Ramos dijo...

Crowley, será, ¿no? Sin esa L fijadora, el mago seguro que, ahora sí, se va por los aires... Y en cuanto al conciliábulo citado, no queda del todo claro si fue aquél o es éste o, quién sabe, una esotérica mezcla de los dos... En todo caso, se les ve en forma (y hasta en formación). Un abrazo, ART.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

He cazado al vuelo esa fugada ele, Alfredo, gracias por ponérmela a tiro, y se la he cosido al mago. En cuanto al conciliábulo, si no queda claro, más misterioso. Es decir, mejor. Un abrazo.