sábado, 3 de diciembre de 2011

LAS BUGANVILLAS



Tristeza de las bunganvillas en la estación de paso,

por siempre destinadas a quien cruza

dejándolas, atrás, malvas y rosas.


Breves galas bajo el alero

que priva de la lluvia a los andenes

donde no nos bajamos.


Pintadas de carmín para los besos

que nunca se producirán,

belleza de las buganvillas en la estación.