lunes, 5 de diciembre de 2011

Trapiello en plena forma


La entrada que hoy va a Hemeroflexia, el blog de Andrés Trapiello, es más extensa de lo habitual pero, con el encanto de cualquiera de las páginas del Salón de pasos perdidos, se lee en un santiamén, y amén no tiene más remedio que decir a ella quien ya anda un poco estragado de tanto espectáculo, literario o no.
No es la primera vez que Trapiello interpreta a Hamlet, como él dice (recuerdo en el homenaje a Cernuda celebrado en la casa consistorial sevillana en 2002 su to be or not to be ante una puerta de cristal que también oscilaba, como el monólogo shakespeareano, entre estar cerrada o no, dando portazos desde el dubitativo gozne hasta el magullado marco). Laurence Olivier de la calle Conde de Xiquena, Trapiello esto siempre lo hace muy bien. En el fondo -recuerdo ahora a JRJ y esa cita suya que él suele repetir-, lo que hace es una apología de la educación, que es, o debería ser, anterior a lo "literario" y a todos sus "festivales", se celebren entre monísimas Bellas Hartas que levantan de la butaca sus posaderas o en algarabías convertidas en Bullas Artes a la toma de los asientos.



No hay comentarios: