En la frutería





-Dime...
Y así un día tras otro, Pepe, el frutero, me pregunta qué va a ser. Suelo estos meses pedir naranjas de zumo, zanahorias, judías verdes, una coliflor.
Hoy, mientras esperaba mi turno, leía un libro. Supongo que habrá sido eso lo que ha hecho que, cuando me ha tocado a mí, Pepe haya interrogado:
-Dígame...



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
jajajajaa, pues no creas que no es un buen principio para saber quién es un señor y quién no lo es.
Besos