lunes, 30 de enero de 2012

Novela y biografía



En una biografía, a riesgo de ser prolijo, hay que introducir todos los datos, las fechas, los encuentros. Se reconstruye la vida, ese mosaico o puzle, con las teselas, con las piezas dispersas.

En una novela, si es sobre un personaje histórico, de lo que se trata, en cambio, es de borrar las fechas y de dar datos nuevos. El escritor deja de ser forense o médico plástico y hace que el protagonista ande, se mueva, viva, sin olvidar lo cierto pero adquiriendo otras certidumbres, que hace suyas, como un ser humano viste su traje pero es capaz de salir de él, desnudo, porque sabemos que no su piel no es la costura, el esforzado paño que salió del biógrafo.

No hay comentarios: