miércoles, 25 de enero de 2012

Parábola



Y por fin, tras hacerse de nuevo gratis la descarga de cualquier libro, canción y película, las buenas gentes tuvieron todo el tiempo del mundo para leerlos, escucharlas y verlas porque fue general, como ha de ser, la prodigalidad de lo ilegal, y todo el mundo tomó a su antojo muebles, televisores, tapas, berzas, abrigos y braguitas, suministro eléctrico con empalmes y el coche del vecino, las horas del letrado y las del médico, y ya, todos felices y en el paro, tuvieron con qué llenar las largas horas tediosas, desempleadas.

2 comentarios:

Ramiro Semper dijo...

http://laopiniondelcuco.blogcindario.com/2012/01/00966-megaupload-como-hemos-llegado-a-esto.html

cessione del quinto dijo...

Nunca lo habìa visto desde este punto de vista. Gran entrada. Un abrazo desde Italia.
Sara M.