lunes, 5 de marzo de 2012

Música acuática







Al parecer, un gran bloque de hielo se ha desprendido en el glaciar Perito Moreno, allá en la Patagonia. Curiosamente, ayer recordaba en un poema aquellas tierras, entre otros lugares y estados de la materia. Lo copio:


MÚSICA ACUÁTICA


La sombra del vapor, esa perenne

solidez de la huida,

contraluz de las aguas

que se duermen al sol.


O nieve bordeando los raíles

en el Tren de los Presos, junto a copas

de árboles talados y que arraigan

ya tan sólo en la imaginación.


El crujido del hielo al desprenderse

en un glaciar que azulea la vista:

en dos segundos, dos mil años

caen con eterna salpicadura

en una fotografía que tomamos

y no vivirá mucho en la memoria

del ordenador.


Un ancho río

que desemboca en el poniente

y se desangra

bajo el vendaje, tinto como él,

líquida argamasa de la vida

y la reencarnación.


O el epitafio de Keats, que por escrito

en agua, permanece como el mármol

–victoria de la poesía– en el recuerdo.


Este dedo que fluye

con dos terceras partes de H2O.





2 comentarios:

Rafael dijo...

Me parece precioso.

samsa777 dijo...

Cuánta delicadeza derramada, para bien. Maravilloso.