LA RESISTENCIA




Gira la cerradura torpemente,
lo mismo que una piedra de molino
que el tiempo atasca y traba con su peso.

Tantos años de usarla el viejo joven
engrasaron con roce y con obstáculos
este torpor, la artritis del metal

que como un hombre lento que rezonga
va arrastrando los pies entre protestas.
Como quien sube un monte va el pestillo  

renqueando y sin brío. Lo refrenan
el polvo y la invisible telaraña.
La puerta –él mismo– apática se abre

pues nada ya le espera al otro lado.

                                                          
                                                                                               (abril de 2012)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No debería pasar desapercibido este poema. Es mauy bueno, pero seguramente tú lo sabes mejor que nadie. Un abrazo.