Leyendo

Leyendo
© Juan María Rodríguez

domingo, 15 de abril de 2012

Visto y oído



LAS DOS ACERAS


En la calle encalada, estrecha y verde,

frente por frente el colegio, el geriátrico;

el canto de avecillas y el silencio.

A la hora del recreo, los ancianos

cuelgan en el aire su algarabía.


(Sevilla, 13-4-12)

3 comentarios:

Isolda dijo...

Hermoso, sí señor.
Besos.

Sara dijo...

Me gustan tus pequeños grandes poemas. De este, me he quedado prendada (menos facebook y más blogs, note to self...)

Rosa María dijo...

Cuando la vida es definible en pocos renglones; es cuestión de respirar profundamente y vivir con alegría el presente.
Un abraciño.