miércoles, 30 de mayo de 2012

Lo bueno si breve...




Engaña el grosor del volumen, cuyas más de trescientas páginas se leen en una tarde. Con el debido blanco, que expresa el silencio y el respeto necesarios para la poesía, Lengua de madera (Antología de la poesía breve en inglés) ofrece muchos poemas que se quedan a residir, y arraigan, en el lector. La ha preparado para La Isla de Siltolá el poeta y profesor afincado en Nueva York Hilario Barrero, y brinda desde Robert Herrick en adelante (1591-1674) decenas de joyitas, algunas muy conocidas como el "En una estación de metro" de Ezra Pound o "Fuego y Hielo", de Robert Frost, pero también otras que, al menos para uno, son descubrimientos, como "El ternero de dos cabezas", de Laura Gilpin (1950-2007). Es raro encontrar, en general así como en este libro (aunque aquí hay un buen puñado de ellos), poema perfectos, pero "Sandías" de Charles Simic lo es:


WATERMELONS


Green Buddhas
On the fruit stand.
We eat the smile
And spit out the teeth.


Barrero traduce:


SANDÍAS


Budas verdes
en el puesto del mercado.
Nos comemos la sonrisa
y escupimos los dientes.

No hay comentarios: