jueves, 14 de junio de 2012

Escrito bajo una sombrilla






ELIOT EN LA PLAYA

Sin temor a quemarse, con chaleco
que entierra la mitad de la corbata
y su traje de lana de buen corte,
las gafas en la mano junto al libro,
el poeta me observa.
                           El sol arranca
un brillo del gemelo y, por extraño
que sea, detrás hay una repisa
de chimenea.
               Pesa este calor
que apenas hoy la brisa si mitiga.

Con churretes de la crema solar
y entre granos de arena en la tumbona,
con cara de gaviota Eliot me mira,
de todos los lugares el más raro,
en la cubierta de este otro volumen
que, menos docto, leo en bañador.






Ya publicada la entrada, el poeta José María Jurado me llama la atención sobre esta fotografía playera (sin perder la compostura) de Eliot en 1957. Aquí queda, con mi agradecimiento.


4 comentarios:

Paola L. dijo...

He leido a T.S. Eliot ,y es uno de mis autores preferidos,me da muchos gusto que le hayas dedicado èste bello poema. Un abrazo. Paola L.

José María JURADO dijo...

Hola, Antonio (feliz santo con demora)

¿Conoces esta foto, complemntaria de tu poema

http://4.bp.blogspot.com/-9bNIqNTUMNg/TuB0SFeiW0I/AAAAAAAAAZU/3nurxGTC5FY/s320/T_S_Eliot_1957.jpg

?

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, Paola. Muy amable.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias, José María. No estoy seguro de haberla visto, así que oficialmente me la descubres tú. ¡Qué buena! La pondré como colofón. Abrazos.