jueves, 28 de junio de 2012

Irregularidad





Lo dice Javier Sánchez Menéndez en su reciente libro Teoría de las inclinaciones (Los Papeles del Sitio): "Ser editor en un país de ciegos es una irregularidad tan manifiesta como compartir piso con la divinidad." Las editoriales, como el resto de las empresas, están pasando por un difícil momento (hace poco se anunciaba el triste cierre de DVD, y vendrán más), pero en su caso se suma a la general crisis económica la particular del sector, con un cambio de modelo que no es solo del soporte sino también de la forma de llenar el ocio la sociedad (disculpen el casi calambur) y en particular los más jóvenes. 
Del libro de Javier Sánchez Menéndez se ha ocupado por extenso Álvaro Valverde en esta entrada de su blog.


6 comentarios:

Sara dijo...

Estupenda reseña. Gracias por compartir.

L.N.J. dijo...

Hola, Antonio.

¿Se puede hablar de crisis cuando A.Valverde recalca la frase de Javier?:

Una editorial que "nace para vivir el tiempo que desee y la distancia que nadie determine".

Su editorial no está en crisis y me alegro por ello, pero la frase que ha elegido AV, no es muy acertada.

Me pregunto cómo un editor como Javier sigue editando a poetas Sevillanos y poetas de otras provincias españolas cuando no deja de arañar a España y sobretodo a Andalucía.
En tu mismo blog tienes un libro de tres poetas sevillanos, de su editorial. En España hay muchos poetas que han podido publicar gracias a él: buenos escritores, regulares, amigos, menos conocidos y uno mismo que en su casa no aplica el refrán _en casa de herrero, cuchillo de palo_.
Que también, me parece muy bien.

Descubrí la poesía hace pocos años y cuando digo descubrí, me refiero a esa esencia en la que un poema te deja sin palabras y casi sin vida para entender otra diferente. Empecé a leerla desde muy pequeña con los libros de textos donde aparecían Gabriela Mistral, José Martí, Becquer, Rosalía de Castro...; pero no llegaba a sentirla como ahora.
Mi vida como la de tantos españoles ha estado rodeada de libros, no soy capaz de leer casi nada por esta pantalla.
¿Es España un país inculto?, __o lo personal, tendemos a generalizarlo__.
¿Cuántos poetas debe tener un país para que no nos vea tan ciegos?.

Cuando Javier repite una y otra vez que España es un país de ciegos, me recuerda a Arthur Mas cuando se metió con nuestro acento andaluz.

Seamos optimistas y no nos engañemos, aunque a veces mentir para sobrevivir es uno de los pequeños placeres que nos hacen sentirnos mejor ante los demás. Yo, voy renunciando cada vez más a esta ap-ctitud. No quiero quedar bien delante de nadie si tengo que forzarme para ello.

¡Claro que hay crisis y de muchos tipos!

Saludos a los tres,

por favor, no se enfaden.

Gracias.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Aclaración: la antología de los tres poetas sevillanos no ha sido editada por Isla de Siltolá, la editorial de Javier Sánchez Menéndez.

L.N.J. dijo...

Pues aclarado está, otros son los poetas sevillanos de su editorial.

Gracias.

Á.V. dijo...

Estimada L.N.J., la frase elegida -"no muy acertada"- tiene que ver con un comentario del propio Javier Sánchez Menéndez que uno parafrasea, digamos.De ahí...
Saludos cordiales,
Á. V.

L.N.J. dijo...

Estimado Álvaro, ya sé que es de él, como de él es casi todo lo que cuentas.

Javier es un hombre muy generoso, sensible, diría que roza una sensibilidad que difícilmente pueden llegar a ver otros lectores. Para mí es una persona que puede dar mucho más en sus letras, escribir mucho mejor. Pero está sumiso en una meditación tan profunda que nada tiene que ver con la realidad: lo de afuera (él,huye de las personas, está cansado).
Lo que siente por dentro no logra expresarlo con cierta coherencia en sus palabras (lo que vive y desea vivir es un caos, tal y como lo expresa). Cualquier persona puede decir que el problema soy yo, que no lo entiendo.

Su mundo interior es muy-muy frágil y exquisito. Como todo ser con estas cualidades, debe estar solo o necesita estar solo mientras escupe a la vida con cierto gusto agridulce. Ya se viva en España, Londres o en el País de Nunca Jamás.

No lo conozco para hablar así de él, pero no voy a dudar en que no me equivoco.


No pude dejar comentarios en tu blog,

ha sido un placer.


Lourdes.