sábado, 23 de junio de 2012

La búsqueda inútil



Carlos Boyero me soluciona la duda sabatina, sobre la que se proyecta la pereza: ¿a qué dedicar la entrada? Su artículo de hoy sobre Centauros del desierto (The Searchers en el original inglés) es delicioso, e invita a ir a Madrid no a ver las exposiciones de Hopper o Rafael (que también pueden verse, claro que sí) sino a meterse en esa sala de cine que menciona para buscar, como el protagonista de la película, un fantasma, en nuestro caso el del niño que veía películas del Oeste y que el Tiempo se llevó en su grupa dejando tras de sí una polvareda. Esto sí que es un rescate, y no el de la margarita que deshojan -sí, no, sí, no- usureros e incompetentes. Un rescate de alguien que, como en la gran pantalla, ya no existe aunque aún se asome alguna vez desde la fotografía de un álbum o desde un retrato enmarcado. 

No hay comentarios: