miércoles, 29 de agosto de 2012

Anda



De lo que se entera uno buceando en Internet. Así que el autor de Juego de tronos hizo mención el otro día a este poema de Yeats, y el intérprete citó por mi traducción.

Se puede leer aquí.

2 comentarios:

Myriam dijo...

Muy apropiado para estos tiempos apocalípticos. Aunque yo no sea muy proclive a pensar así, al leer el poema lo digo. Qué bueno Antonio que se te reconozca tu talento en las traducciones y en todo lo que haces.

Alfredo J. Ramos dijo...

Eso debe ser algo parecido a la gloria suprema de la efímera fama (cuatro mentiras en una, sin contar las partículas elementales). Pero así es la vida: la inmortalidad a veces se incuba en la letra pequeña. El caso es que no voy a tener más remedio, ahora, que echarle un vistazo a esta serie de la que jóvenes lectores no dejan de referirme maravillas.