martes, 7 de agosto de 2012

"En recuerdo de mi querida nieta Elizabeth Bradstreet"


Un día de agosto como hoy, pero de la segunda mitad del siglo XVII, moría la niña que da pie a este poema. Trescientos años después, en 1965, John Berryman dedicaba a su autora Homage to Mistress Bradstreet. Difuntos los tres, traigo la traducción de aquella breve elegía con mi homenaje:


EN RECUERDO DE MI QUERIDA NIETA
ELIZABETH BRADSTREET, QUE FALLECIÓ
EN AGOSTO DE 1665, CON UN AÑO Y MEDIO

Adiós niña querida, mi alegría,
adiós mi dulce niña, mi placer,
adiós hermosa flor de breve goce
tan pronto arrebatada por lo eterno.
¿Por qué he de lamentar, niña, tu sino
o llorar por lo escaso de tus días
si ya gozas de vida perdurable?

Natura hace que el viejo árbol se pudra;
maduras, caen pomas y ciruelas;
se siegan en sazón hierba y maíz,
y el tiempo abate a altos y robustos.
Mas las plantas en ciernes que se arrancan
y las flores abiertas que se mustian
es por Su mano solo, que dirige
igualmente a Natura y nuestro sino.


                                     ANNE BRADSTREET

(Publicado en Poe y otros cuervos. Primeros poetas norteamericanos. Prólogo y traducción de Antonio Rivero Taravillo, Mono Azul, 2006)