jueves, 27 de septiembre de 2012

Cuando la lluvia



En una ciudad meridional y por lo tanto generalmente seca, como Sevilla, el comienzo de la temporada de lluvias es una delicia. Ya vendrá el hartazgo, la queja por las incomodidades. Ahora solo toca asentir conforme. 
Mejor aún que Mozart, la primera sinfonía de la lluvia, su obertura otoñal, eterna.
Ayer ya cayeron los primeros chubascos. Y como un impromptu aterrizó en el cuaderno un poemita que tuvo base real, un poco zen como ella misma, cuando mi compañera felina volvió, empapado el lomo, a esta terraza de un patio que como el de la copla infantil,"cuando llueve se moja / como los demás." Copio los versos:

La lluvia ha sorprendido
en el tejado al gato.
Lo dicen no los truenos:
sus estornudos.

No hay comentarios: