domingo, 23 de septiembre de 2012

Novelerías





Una mala novela, no importa el número de sus páginas, es siempre más corta que un buen poema.


***

Escribir varias novelas a un tiempo, vagamente relacionadas en época o ambiente. Cuando se pesquisa la documentación para una, hallar datos para las otras. Al final, no componer novelas sueltas ni una trilogía o tetralogía, una serie: crear un género.


***

Una forma de generosidad como la del padre hacia el hijo: componer poemas o traducirlos para luego regalárselos a un personaje de nuestra novela.

No hay comentarios: