jueves, 11 de octubre de 2012

El Caballo de Hierro



Es una de las películas mudas de John Ford, y para ella Dan Kaplan creó una banda sonora hace ya algunos años, a la que ahora ha añadido algunas piezas con su grupo Krooked Tree. Fuimos anoche a la azotea de la Casa de la Provincia a ver la proyección y gozar de la música al pie de la Giralda. Fue una velada irrepetible en el que se me antoja el cine de verano más hermoso del mundo. La obra de Ford (1924) narra a través de unos personajes humanísimos, por suyos, la expansión del ferrocarril en los Estados Unidos. Las imágenes son, naturalmente, de una gran belleza, y no faltan junto al aliento épico los rasgos de humor y los guiños irlandeses, incluso en los diálogos de las cartelas. Fordiano tenía que ser ese momento en el que en el saloon retiran un gran espejo colgado en la pared ante la perspectiva de una buena pelea. 
Para los aficionados a la literatura, dos curiosidades: entre las estupendas canciones interpretadas por Kaplan y su grupo hay una versión de Walt Whitman (los versos dedicados al "Capitán, mi capitán", que no era otro que Lincoln), y además el papel del protagonista es interpretado por George O'Brien (sí, aquel actor a quien iba dirigida la "Oda" de Luis Cernuda, originalmente titulada "Oda a George O'Brien", de 1928). La foto la tomó Teresa con su teléfono móvil, en el descanso, y a la derecha se distingue los integrantes de Krooked Tree.