sábado, 27 de octubre de 2012

La Noche en Blanco (y II)

Novalis


Quizá para subrayar el simbolismo de la noche frente al día, de la luna frente al sol y de los metales que inmemorialmente los representan, frutos de diferente brillo que cuelgan del árbol de los símbolos, los organizadores de los actos que hoy comenzarán al caer la tarde en Sevilla han elegido un cartel que representa a la Torre del Oro transmutada en una imagen que más recuerda a la de la Plata.
            Quienes asistan a ellos podrán codearse con un ornitorrinco o un armadillo en la Casa de la Ciencia o asistir a la exposición de la VIII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo; descender al micológico Antiquarium o realizar visitas guiadas de las Casas Consistoriales, con salas tan dignas de ser conocidas como la del Juzgado de Fieles Ejecutores. Y ya que hablamos de ejecutores, pero en otro sentido, también se podrá recorrer el Castillo de San Jorge, sede en tiempos del Tribunal de la Santa Inquisición. Habrá lecturas de poesía, muestras de artistas y diseñadores. El ICAS colabora desde su ámbito que rige lo local. Los museos dependientes de la Junta no abrirán, sin embargo, y es una pena. Si la convocatoria de este año resulta ser el éxito que es de desear, tal vez el próximo la Consejería de Cultura se sume, se junte, que es lo que predica su nombre de unión, de ayuntamiento superior al de los municipios, y lo que esperarían de ella los ciudadanos.
Más de uno se sorprenderá al ver circular por las calles esta noche de viernes a grupos de personas que, en vez de acarrear las consabidas bolsas con bebidas que cierta ley no escrita dice que hay que abandonar en las aceras, marchan afanosos a una galería de arte, a una sala de teatro, a una excavación arqueológica, en las manos un folleto, un libro, un catálogo; que en vez de concurrir a un templo a ver la entrada de esta o aquella procesión encaminan sus pasos a otros lugares de culto. ¿Efecto ese deambular contracorriente de la alta graduación de copas de garrafa, de alguna sustancia sicotrópica? ¿Novelería? Dichosa novelería en todo caso la que lleva a participar en actos de esta índole. Hoy Sevilla será más de Novalis que de Cadalso, más de himnos a la noche que de noches lúgubres.
Conforta ver que quienes están detrás de esto sean jóvenes. Se pasa uno los días entonando la jeremiada de que apenas se ve a los de su generación en presentaciones de libros, conciertos, exposiciones y demás saraos culturales y ahora vienen ellos, con toda la osadía de la juventud, a desmentirlo con una mueca insolente.

(El Mundo, edición de Sevilla, 26-10-12) (Para quien no sea de Sevilla, una breve nota sobre esa palabra, "micológico": es que el Antiquarium está bajo el llamado Centro Parasol, vulgarmente conocido como Las Setas, por la forma del edificio)