domingo, 21 de octubre de 2012

Sólo y sol


Igual que una yema industrial de huevo triste que no ha conocido granja ni ese Pitas, pitas que como ensalmo mágico invita a la intensidad y casi, a falta de una sílaba, a emular las pepitas de oro, en mi biblioteca el lomo de la Ortografía de la Real Academia Española se ha decolorado. El sol le ha succionado, gran vampiro de lo suyo, el amarillo. Lo ha hecho en correspondencia con lo que ha sucedido en el interior del volumen, donde también se han borrado definitivamente las tildes sobre algunas palabras. El sólo está ahora más cerca del sol, y como él, solo ya, a veces confunde y entorpece la lectura, deslumbrando y entorpeciendo cuando antes iluminaba y guiaba.

1 comentario:

Isolda dijo...

Me pasa lo mismo, no me acostumbro a esa falta de tildes.
El decolorado es inevitable, los desarreglos del interior, sí lo eran.
Besos de sol