domingo, 4 de noviembre de 2012

Diecisiete años


"On n'est pas sérieux, quand on a dix-sept ans." "No puedes ser formal con diecisiete años", escribe Rimbaud en traducción de Antonio Martínez Sarrión. Tenía diecisiete años la cuarta víctima mortal de la malhadada fiesta de Madrid. Solo podían entrar mayores de edad, y ella no lo era. Se coló, en un gesto irresponsable, como suele serlo la juventud. Tal vez no podamos pedir a los menores y a los que hace poco han dejado de serlo una formalidad que, como Rimbaud dijo a una edad similar, ellos no pueden tener. A los mayores sí tenemos que exigírnosla, la responsabilidad. Según y cómo, la cacareada tolerancia deja de ser virtud y se convierte en vicio. La de ciertas cosas, en un crimen; sino de acción, de omisión.

1 comentario:

Amando Carabias María dijo...

Quizá porque me pudo pillar cerca (mi hija menor -19 años- fue invitada, pero no estuvo), este caso me ha conmovido mucho.
Alguien en Twitter dijo que por las noches es habitual saltarse las normas, como queriendo justificar tanto desmán.
En este caso no se saltaron las normas, se usaron como papel higiénico: aforo, comprobación de edades, cacheos, etc...
Sí, no se puede ser responsable con 17 años. Y alguien tendrá que determinar las responsabilidades de quienes sí tenían más.