viernes, 9 de noviembre de 2012

Las voces de los poetas




En las tubas de las gargantas y el afinamiento de sus cuerdas vocales, cuántas diferencias. No hay dos distintas, como sucede con las huellas dactilares. Y a esa variedad se unen, además, los acentos, y la forma de recitar incluso. ¿Acaso no es única la voz rota de Leopoldo María Panero, como una burbuja, en el momento de estallar, de la interminable y platónica cocacola que siempre anda bebiendo, encarnada en botellas distintas? ¿Acaso no lo era, sonante en la melopea, la del recientemente desaparecido Agustín García Calvo, zamorana y del Egeo, con dáctilos y todos los pies de la prosodia y versificación que estudió tan a fondo? 
Escribió José Moreno Villa sobre las características de un puñado de voces: "La de Guillén (Jorge), aguda y garrasposa; la de Neruda, un tanto china y melcochada; la de Juan Ramón, con algo de tenor; la de León Felipe, con timbre de noble madera -a diferencia de los timbres argentino y cristalino-; la de García Lorca, desafinada a cada paso; la de Unamuno, chillona y angosta; la de Antonio Machado, como de canónigo que habla consigo mismo."
Lástima no haberlas oído. De entre las que sí han dejado su eco,  que aún percibo, recuerdo ahora la de José Hierro, profunda y ancestral igual que una caverna, con sus pinturas rupestres y todo como una prolongación telúrica de las Cuevas de Altamira, en su Cantabria natal.

WebRep
currentVote
noRating
noWeight

3 comentarios:

gatoflauta dijo...

Un detalle, acerca de las voces: de la mayoría de las que citas diciendo lo de "lástima no haberlas oído", existen grabaciones que pueden encontrarse en internet. La mayoría (Unamuno, Guillén, JRJ, Neruda, León Felipe, por ejemplo) están recogidas en la página llamada "la voz de los poetas", junto con muchas otras, tanto españolas como hispanoamericanas. Cito esa página a modo de ejemplo; también hay otras.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Gracias por la aportación.

Olga Bernad dijo...

A veces es arriesgado oír a los propios poetas, sobre todo cuando leen aquellos poemas que ya hemos hecho nuestros y escuchamos siempre desde una voz interior y propia, pero la experiencia es siempre interesante y curiosa (muchas veces sorprendente)y, sobre todo, la entrada es mucho más que una reflexión: es también una especie de poema en la que yo oigo perfectamente tu voz.