viernes, 25 de enero de 2013

Dos sonetos a Delia



Si ayer ofrecía aquí el enlace a la reseña de un tratado sobre la rima de Samuel Daniel, hoy dejo las traducciones de dos sonetos suyos pertenecientes a su colección A Delia. Las hice hace muchos años, pero nada comparado con la antigüedad de los originales: cuatro siglos.




Mira cuánto estimamos a la rosa,
la imagen de tu ardor, bien del verano,
                        en tanto que en su verde tierno encierra
                        la hermosura que, dulce, otorga el Tiempo.

                        Apenas en el aire abre su gloria,
                        su orgullo florecido va y declina,
                        su belleza es burlada que fue adorno:
                        así con tu beldad tras claro brillo.

                        No hay abril que reviva lo marchito,
                        las flores de la gracia que te adornan.
                        Veloz el tiempo vuela, y con sus alas
                        sombra arroja a la más hermosa frente.

                        Que no se agote en vano la riqueza:
                        ama tú mientras puedas ser amada.

                                                                                    


Ama tú mientras puedas ser amada,
ahora que tu mayo ofrece flores,
aún que tu beldad no sufre mácula
                        y en tanto que el invierno se demora.

                        Ahora que le das al sol naciente
                        la más hermosa flor que la luz viera,
                        disfruta de lo dulce antes que expire
                        y piensa que tu aurora tendrá noche.

                        Tu esplendor se encamina al occidente,
                        luego esconderás lo que ahora muestras,
                        y piensa que ha de ajarse lo mejor,
                        oculto y olvidado, entre las sombras.

                        Que un amor equilibre la balanza
                        cuando encuentren la flor, muerta su gloria.