miércoles, 9 de enero de 2013

La Extra Vagante




Ha abierto en Sevilla, en la Alameda de Hércules, un local más amplio del que tenía justo en la acera de enfrente la librería La Extra Vagante. Es muy agradable el espacio, luminoso, con una buena selección del fondo y como punto fuerte la temática de viajes. Para cumplir con esa vieja costumbre de los autores, coloqué más visible un libro mío, la antología Poe y otros cuervos (Mono Azul), no por vanidad, ya digo, sino por respetar una tradición de larga observancia en el gremio. De Anne Bradstreet, ahí traducida, una poeta también extravagante por ser de las colonias norteamericanas y mujer en tiempo de escritores masculinos, es este poema:


UNA CARTA A SU ESPOSO, AUSENTE
 EN EL DESEMPEÑO DE UN CARGO PÚBLICO

                           Cabeza, corazón, ojos y vida,
                           y más aún, la dicha y la despensa
                           de todas mis riquezas terrenales,
                           si dos son uno, como tú y yo somos,
                           ¿cómo sigues allí, de mí tan lejos?
                           Tantísimos pasos nos separan
                           cabeza y corazón... mas puede un istmo,
                           como un cuello, reunirnos ya muy pronto.
                           Como la Tierra ahora, lloro a oscuras:
                           remoto está mi Sol en su zodiaco,
                           que mientras pude gozarlo ni tormentas
                           ni escarchas padecí, pues su calor
                           a los gélidos fríos derretía.
                           Mis miembros, sin ti, están entumecidos.
                           Regresa, vuelve, oh Sol, de Capricornio.
                           En este tiempo muerto, ¿qué otra cosa
                           puedo hacer sino mirar los frutos
                           que gracias a tu fuego yo engendrara?
                           Y qué dulce placer me proporcionan,
                           la viva imagen de su faz paterna.
                           ¡Qué extraño efecto! Ahora que en el sur
                           estás, el largo día me fatiga;
                           mas cuando a mí regreses en el norte,
                           que mi Sol no se ponga, y arda siempre
                           en el Cáncer de mi pecho incandescente,
                           la casa hospitalaria de quien es
                           para mí el invitado más querido.
                           Allí te quedarás, nunca marchándote
                           hasta que el triste bando de Natura
                           reclame que te vayas de mi lado.
                           Carne de tu carne, huesos de tus huesos,
                           yo aquí, tú allí, pero los dos un mismo.

No hay comentarios: