lunes, 21 de enero de 2013

Vivir y morir


Vincent Van Gogh en detalle de uno de sus autorretratos

Reseñaba el sábado en Babelia Andrés Trapiello una reciente biografía de Van Gogh, y se hacía eco de unas palabras del pintor: ese "Morir es duro, pero vivir lo es más", que escribió Vincent a su hermano Theo "a propósito de la muerte de su padre con palabras casi idénticas a otras de Emily Dickinson", anota Trapiello, buen conocedor de la poeta. Debe de referirse al poema 335 de la de Amherst, donde esta observa: "'Tis not that Dying hurts us so / -'Tis Living - hurts us more". Pero no he podido evitar recordar, también, las palabras de Luis Cernuda, que dice justamente lo contrario pero en el fondo lo mismo, al expresar la dificultad, la dureza de ambas caras de la moneda: "Y si es duro vivir, morir tampoco es menos", segundo verso de "Apologia pro vita sua", la que según Harold Bloom es su obra maestra, en juicio que me parece exagerado. Este año se cumplirán, en noviembre, los cincuenta desde que Cernuda tuviera que afrontar, tras la dureza de la vida, la de ese trance final. Al menos, parece, él no sufrió mucho, muerto de un ataque al corazón. Van Gogh, sin embargo, se pasó dos días agonizando tras el disparo -no por mano propia como hasta ahora se creía- que se lo llevó setenta y tres años antes.

No hay comentarios: