jueves, 28 de febrero de 2013

Brrr..



Otro termómetro:
los pasos atrás de la gata
al abrirle el balcón.

2 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pues a mí estos tres versitos me han parecido encantadores e ingeniosos. Un abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias, Jesús. Un abrazo.