martes, 5 de febrero de 2013

Membra disjecta




Fernado Pessoa
Aforismos
Selección, traducción y prólogo de José Luis García Martín
Renacimiento, 2012, 128 págs.


Según nos anuncian los que saben, en Lisboa hay un baúl que aún guarda muchos textos de Fernando Pessoa, como una caja de inagotables sorpresas. Del baúl no menos capaz de la obra publicada, a la que se han unido en fecha reciente nuevos libros, procede este florilegio de aforismos que ha compilado uno de los principales introductores de la obra del portugués en España, y que escribe en su prólogo: “Pessoa se convirtió en mito, no por lo que había publicado en vida, sino por lo que había dejado de publicar; no por aquellas obras a las que había conseguido dar la última mano, sino por aquellas otras que quedaron en proyecto y borrador.”
            Los aforismos pessoanos hay que buscarlos dispersos en su vasta obra, y hay versos (su poesía no elude el pensamiento) que valen como tales y que aquí se presentan tan rotundos como un guijarro que nos alcanza la frente. Salen de un cajón revuelto por lo que atañe a las procedencias, que lo mismo son del ortónimo que de los heterónimos. Y comparecen en un continuum sin secciones pero siguiendo secuencias temáticas. Los hay sobre el amor, sobre los dioses, la sinceridad o la poesía (“La rima es una enfermedad del ritmo”). Alguno recuerda a Wordsworth, otro a Shelley, casi todos a Pessoa, y suelen ser más profundos que brillantes, no en vano uno de ellos declara: “Por la boca mueren el pez y Oscar Wilde”.
Muchos de ellos nos sonarán de los poemas; otros lucirán ahora nuevos. La lectura de este libro hay que emprenderla con un lápiz a mano, como lo reuniría García Martín, porque serán muchas las ideas que piden abrocharse a nuestra memoria con el imperdible de un trazo de subrayado o un círculo o con el alfiler de la exclamación. 

(Publicado en el número 18 de la revista Nayagua, de la Fundación Centro de Poesía José Hierro)