domingo, 10 de marzo de 2013

Justicia poética




El Premio Loewe de Poesía ha alcanzado la edad de los veinticinco años, y este martes se celebrará en torno a él un acto en la sede central del Instituto Cervantes, en el que participarán muchos y excelentes poetas de entre los galardonados. El Cultural le dedicaba algunas páginas el pasado viernes, con opiniones de varios de los ganadores y un artículo de Luis Antonio de Villena. Se habla por todas partes del prestigio del premio, que es cierto y se aprecia en la nómina de los autores que lo han ganado. Pero al parecer no todos piensan así. ¿Puede alguien en su sano juicio escribir esto de sí mismo en una página de su universidad, o bien propiciar que se escriba o siquiera consentirlo? En la prensa no se halla rastro de lo que ahí se insidia, y Octavio Paz, qué casualidad, ya no está ahí para confirmarlo.
Pero no descubrimos nada nuevo. Del carácter ególatra de ese profesor de la Complutense hablaba Andrés Trapiello, hace año y medio, en una jugosa entrada de su archivo de asientos digitales, Hemeroflexia.

5 comentarios:

José Luis Piquero dijo...

Su entrada en Wikipedia es un extracto del otro texto. Si fuera mal pensado diría que él escribió ambos. Ah, vanidad...

Juan Manuel Macías dijo...

Eso es un ego y lo demás son tonterías. Madre mía. Y el trabajo que tiene que dar cuidar y alimentar un ego así...

Respecto a lo que dice JLP, yo tengo la sospecha de que el 90 por ciento de las entradas en la wikipedia referidas a poetas las escriben los propios poetas.

José Luis Piquero dijo...

Menos la mía, Juan. Si la hubiera escrito yo sería mucho más larga. ¡Ja ja ja!

Tulio H. Demicheli dijo...

Me consta: aquel año, Paz estaba de acuerdo con el premio obtenido por "Semáforos", de Jaime Siles. Fue, además, un deliberación rápida. A Siles no le hacía falta desplegar malas artes para merecerlo. Dudo que Paz supiera quién fuera Ángel Rupérez y aún dudo más que dijera:"Se lo merece todo", porque ese no era su estilo. De haber estado en desacuerdo con el fallo, me lo habría dicho "off the record".

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Verdaderamente, la notita biográfica esa es espectacular. Me alegra que Tulio H. Demicheli, tan cercano a Paz en aquellos años, ponga las cosas en su sitio. Pero en fin, estas egolatrías causan más sonrojo que indignación: hay que estar mal, pero mal lo que se dice mal, para escribir eso. Salvo que la nota la haya redactado su peor enemigo: en tal caso, ya tiene que haberle hecho él una faena gorda para que el hipotético malquistado lo ponga, con esta forma de alabarlo tan biliar, a la altura del betún.