viernes, 15 de marzo de 2013

Razón de un crimen



Hay frases terribles que nos aciertan en la boca del estómago con un golpe certero. Una de ellas es esta tomada de Enterrar a los muertos, el libro que Ignacio Martínez de Pisón dedicó a la desaparición y asesinato por la NKVD, en Valencia y 1937, de José Robles, traductor de John Dos Passos al español: "A Robles se le detuvo para ejecutarle y, por perverso que parezca, era su ejecución la que debía convertirse en la principal prueba de su traición. No se fusiló a un traidor: se fusiló a un hombre para hacer de él un traidor."