jueves, 11 de abril de 2013

Átomos y galaxias



Es sabido que el número de páginas de un libro es siempre algo aproximado, elástico, relativo. Los hay que contienen muchas menos páginas de las que constan en el índice o manifiesta el grosor, porque las leemos de mala manera, dando saltos, en diagonal, con ganas de llegar a la verdaderamente satisfactoria: la última. Existen otros sin embargo que guardan muchas más de las expresadas y encierran más lectura de la prevista, porque son páginas que leemos dos o más veces, no por torpeza nuestra sino por el talento de su autor. Átomos y galaxias, de Miguel d'Ors, es de esta segunda clase, y decir que tiene unas 150 páginas es no decir casi nada, al contrario que él, que tanto dice.
Un volumen que ofrece varias decenas de poemas de excelentes a magistrales entre los muchos buenos es un regalo insólito, aunque lo hayamos comprado. Entre los muchos que podría citar, pero que la pereza escoge por lo breve, este que debería inscribirse en el dintel de cualquier taller de creación: 

ESTÉTICA

Los milagros existen, pero nunca suceden.
Obedece a la Musa, pero no te fíes de ella.
No hay genio más seguro que la falta de genio.
Si quieres que tus sueños se cumplan, no te duermas.

No hay comentarios: