martes, 7 de mayo de 2013

Editores


¡Editores! Qué peligro tienen. Hoy he estado con tres. Uno me ha encargado una traducción, otro un prólogo y el tercero se ha interesado por una reedición. ¡Editores! Benditos sean.

3 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Esto merece un brindis en toda regla

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Pues sí, Amando, ojalá podamos brindar juntos algún día.

Enrique López dijo...

Mi más rotunda enhorabuena, Antonio, aunque creo que no se debe olvidar la sentencia del gran Osvaldo Soriano: "Todo escritor tiene el deber moral de sentir deseos de matar a su editor".