jueves, 2 de mayo de 2013

El orden, la sintaxis


Un poeta aficionado suele ser lo contrario de un aficionado a la poesía.

2 comentarios:

De polizón dijo...

Cuando se pasea por las veredas, puede que se cruza con palabras oídas, en volandas. (Así una entrada vislumbrada en "un álbum, un cuaderno"... la página cíber de un blog familiar.) De un modo casual, occure que dan una vuelta a los pensamientos incoherentes del traseunte (la passante). Hoy, supe que no iba a cerrar la jornada, sin cruzar la calle para volver a platicar con algo por Georges Braque. – No se explica y no prueba. Tal vez se entiende al pesar, al medir cada palabra de lo que dejó escrito, hoy, aquí, quien, tal vez, se aleja provisionalmente de la "servidumbre voluntaria". (sigo anclada en París)

pepe dijo...

Hola Antonio. Eso me pasa... soy poeta aficionado pero no aficionado a la poesía.

Un abrazo