lunes, 6 de mayo de 2013

Premio



Esta mañana la Feria del Libro de Sevilla ha entregado sus premios, que han recaído, entre otros, en el blog de reseñas literarias Estado Crítico, de cuyo pelotón forma uno parte desde hace poco. Me ha hecho la natural ilusión compartirlo con un buen puñado de amigos, y con Eva Díaz, también galardonada y compañera en las páginas de El Mundo, el periódico con el que colaboro igualmente. Pero para sorpresa y premio, el de la vocecilla que antes de comenzar el acto me dijo: "¡Tito!" Era mi sobrina Helena, que giraba visita a la Feria con su colegio. No la cambio, con sus gafitillas y su alegría de dieciocho quilates al verme, corriendo tras el beso para volver con sus compañeros y la señorita que los pastoreaba entre casetas y actividades de animación a la lectura, por ninguna azafata con minifalda en un podio, maillot amarillo o ducha de champán. Y, que los colegas premiados me disculpen, ni siquiera por el premio libresco-feriante. Con nombre que viaja de Homero a Poe, el premio de hoy ha sido ver a Helena, la joven lectora, esbelta y pequeñita como una ele minúscula.

1 comentario:

Bernardo Rivero dijo...

Para Helena siempre es motivo de ilusión ir a la Feria del Libro con su colegio porque allí, entre stands repletos de libros, espera encontrarse a su tito Antonio, alguien importante, y muy querido, para ella. Besos de la pequeña Helena.