viernes, 28 de junio de 2013

La caída de Arturo



Merced a la traducción de los filólogos granadinos Eduardo Segura Fernández y Rafael Juan Pascual Hernández, que lo han traducido, el más reciente libro póstumo de J.R.R. Tolkien ha visto la luz en español unos días antes de hacer lo propio en inglés. Hoy habla de él en El Cultural de El Mundo Andrew O'Hehir, y también aparece reseñado en el número de esta semana de The Times Literary Supplement
Recuerdo cómo en librerías de Portsmouth, en 1982, me embebí de Malory y su Le Morte d'Arthur (¡ah, la edición heterodoxa de Vinaver! y también la publicada en Penguin en dos tomos, que tenemos en casa por triplicado). Y cómo en Edimburgo, cuatro años después, compré en otra de lance (ah, Lancelot) la poesía completa de Tennyson, con sus Idilios del rey y otras composiciones artúricas, algunas de las cuales fueron a parar a la antología que del poeta victoriano preparé y vertí para Pre-Textos. Más recientemente, en 2011 compuse este poema que recrea la materia de Bretaña. Creo que permanecía inédito:



MORDRED

               con esso un colpo per la man d’Artù
                   
           Dante, Inferno, Canto XXXII, v. 62


Contra ti me rebelo, padre,
con mi postrer aliento.
Aquellas tus leyendas conformaron
mi fantasía deforme
y me hicieron soñar con caballeros
y su Tabla Redonda:

fantoches y madera con termitas.
Todo era un engaño de Merlín,
un embeleco,
tus reglas no servían para el mundo;
lo noble, lo ideal era una trampa
que me hizo ser escarnio de bellacos.

Te clavo esta espada en el presente
ya que no puedo hacerlo en el pasado
antes de que me engendraras.
En cuanto a ti,
no me matas ahora:
vienes haciéndolo de siempre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias Antonio.
Siempre de actualidad el mito artúrico, " el rey que fue y que será".

David