lunes, 22 de julio de 2013

Dedicatorias



Hay poetas que prefieren agruparlas al final del libro, quizá porque si este va corto de páginas gana una o dos, con el recurso que ya empleó Eliot para dar más cuerpo a The Waste Land, en su caso mediante un generoso manojo de notas. Pero también porque esa forma de poner juntas las dedicatorias, desprendidas de sus poemas, permite explayarse sobre las circunstancias en que estos fueron escritos, y dar alguna referencia sobre ellos o sobre las personas a las que van dedicados. Muchas veces el autor duda entre el "a" y el "para". Creo que quien lo ha dejado más claro, y podría servir como pauta para otros, es Juan Antonio González Iglesias, quien en La hermosura del héroe (1997) incluía una nota "Sobre las dedicatorias": "A" en la dedicatoria revela un destinatario que se encuentra en la génesis del texto, de acuerdo con la convención de las odas, y específicamente de las Olímpicas. "Para" señala un ofrecimiento posterior (aunque no ajeno) al texto; no se trata del protagonista del canto, sino del receptor de un regalo personal."

No hay comentarios: