viernes, 20 de septiembre de 2013

Entre asteriscos




Lo de los suplementos culturales no es anorexia: su delgadez es un fidelísimo espejo del país.

                                                    *

Academia, escuela, instituto, jardín de infancia... Pero llamar universidad a un centro de enseñanza superior que no disponga de una biblioteca con varios cientos de miles de ejemplares de libros -cuando menos- es una exageración, si no una humorada.

                                                    *

Hay premios literarios cuya dotación económica se diría una indemnización: tal desprestigio es ganarlos.

                                                    *

La Wikipedia: curioso ámbito en que el ignorante puede corregir al experto y hasta borrar sus aportaciones a poco que este tenga bibliografía sobre el asunto. Enciclopedia gratuita del error.

                                                    *

Ese autor que se autoedita sus novelas: el triunfo de la afición sobre la ficción.

3 comentarios:

Elías dijo...

Pleno, Antonio: cinco de cinco.
A lo mejor se podría decir más claro, pero es seguro que no con más acierto.

Abrazo.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias, Elías. ¿Llegó con su magia el libro de Cunqueiro? Abrazos.

Elías dijo...

Lo estoy esperando, Antonio: lo pedí a la editorial hace un par de días.
Un otoño con Cunqueiro: no parece mala cosa, ¿verdad?

Abrazos.