jueves, 10 de octubre de 2013

Un ramillete de José Jiménez Lozano




Enrique García-Máiquez ha seleccionado y prologado con tino la poesía del premio Cervantes de 2002, José Jiménez Lozano, en una de las cómodas y hermosas antologías de la colección "de la rayas" de Renacimiento. Me ha sorprendido (habrá que leerlo en una próxima celebración del Bloomsday, que siempre es buena la autocrítica) "Haliterses dixit", donde no deja muy bien parado a James Joyce; y me ha conmovido encontrar a mi viejo amigo Beda el Venerable en la recreación del episodio del pájaro que entra en la estancia, que es muy a lo Heaney. Hay epigramas como "Antiqua imbecilitas" y delicadas observaciones trascendentes de la naturaleza como "Grillos". Pero en su brevedad y su sencillez, qué poema más extraordinario este, que traslado aquí con gratitud de lector:

LA MUCHACHA

Rióse una esclavilla de que Tales de Mileto,
por mirar arriba, hacia las Pléyades, 
cayera en un pozo.
¿Por qué el nombre de esta muchacha no conserva
Diógenes Laercio?
¿Acaso no hacía filosofia con su risa?

1 comentario:

Aitor Suárez dijo...

Bueno, no sé si es un buen poema o no, pero a mí me ha hecho reír. Saludos del colectivo zUmO dE pOeSíA.