viernes, 13 de diciembre de 2013

CATALUÑA





Els dinosaures
se’n van anar cap a la fosca.

R. S. Thomas, “The Small Country, “El petit país” en traducción de
Anna Crowe y Joan Margarit


La Atlántida se hundió, los dinosaurios
dejaron plantado al Mesozoico
y sus huesos asombran hoy las salas
en que los niños juegan, herederos
de un vago recuerdo de dragones.

Con huellas más pequeñas
también ellos un día partirán
a todas las derrotas de su estirpe:
el polvo de una raza revertida
al barro en que empezaron sus escombros.

Igualmente, la patria no será
–porque no hay nada eterno– para siempre;
pero entretanto, la amas porque es tuya
en este santiamén en que la habitas.
Si una parte le falta, todo es nada.

Te dejarán la ausencia de su hueco;
la silueta de un mapa mudo,
al que falta un pedazo,
en que pintados ríos desembocan
donde antes hubo bosques y montañas;

cicatriz, la frontera dibujada
con un perfil distinto al que en la escuela
aprendiste a querer — tan fugazmente
como dura ese soplo, el del aliento.
La Atlántida se hundió, los dinosaurios…

¿Pero qué es eso en el vivir de un hombre?

1 comentario:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Hermoso poema. Me recuerda un chascarrillo según el cual, si Cataluña se separa (bien separada), la más beneficiada será Aragón, que tendrá -por fin- salida al mar.

En fin, todo viene de la descomposición del imperio romano. De no ser por eso, la historia habría sido bien distinta. Europa sería un solo Estado, con una única lengua (obviamente el latín), y no ese galimatías de idiomas corrompidos que son, a fin de cuentas, las lenguas romances (entre ellas, naturalmente, el catalán y el castellano).

Pero hay que ser optimista, confiar en que prevalecerá la cordura y racionalidad del común de las gentes.

Los grandes males de la humanidad vienen de los carismáticos, santones y salvapatrias (como Napoleón, Hitler, Castro...; como Sabino o Mas). Ellos han traído el dolor y el sufrimiento al mundo.

Pero con Internet llega el gobierno de los mediocres, de la gente sana, y llana, y del montón. Y esa gente tomará (espero) el control del mundo, impidiendo que los malvados nos jodan otra vez la vida.

Sandra Suárez