sábado, 28 de diciembre de 2013

Díptico de junio



De Bajo otra luz, un cuaderno que la vio, la luz, en 1989 pero con originales de tres o cuatro años antes, es este poema. No lo había traído aquí. Lo dejo como gastador (quinta acepción del DRAE) de un desfile de otros que irán compareciendo espigados de entre mis libros publicados:


                                            DÍPTICO DE JUNIO

                                                            I

                                Recuerdo el sol inmenso en la azotea,
                                en un vibrante brillo por tu pelo,
                                en el morado encendido que, abajo,
                                en la tapia entonaban, todas luz,
                                las hermosas pequeñas buganvillas.
                                Tú me hablabas con voz de mediodía;
                                con ritmo perezoso que se para
                                a coger una flor entre dos voces;
                                con lenta ensoñación que se apodera
                                de todas las palabras y las hace
                                ser agua que resbala de una fuente,
                                música que a la sed da nueva vida,
                                ansia de amor, deseo de apagarse,
                                de morir por nacer en otros brazos.
                                Y un calor te ascendía por el oro
                                de tu cuello fino, trémulo tallo
                                que arriba me ofrecía a libaciones
                                los labios destellando, vegetales.
                                Aún recién abiertos, sorprendidos,
                                ante esa luz más vívida en el beso:
                                la roja oscuridad a que los ojos
                                cerrados no pudieron sustraerse.


                                                            II

                                Es de noche, otra vez en la azotea;
                                una noche del más joven verano,
                                una noche callada que discurre
                                como un puente muy lento sobre el agua
                                de dos días que, uniéndose en las sombras,
                                copulan y hacen tiempo hasta la muerte.
                                Tan sólo se ve en el cielo una estrella
                                (las otras las mató tanta ciudad),
                                pero una sola estrella no es bastante,
                                no es nunca suficiente a la metáfora
                                (cuando menos dos harían las veces
                                de tus ojos en símil literario).
                                Pero es así mejor, ojos desnudos,
                                ojos que enfrente, más puros que el cielo,
                                son sólo comparables a sí mismos.
                                Dos ojos de mujer que sólo eclipsa
                                —aún más bello que la noche— el beso.

2 comentarios:

SUSANA BENET dijo...

Precioso poema. Será un placer leer esos que vas a recuperar del pasado. Besos,

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Muchas gracias, Susana. Tus palabras generosas me animan a seguir con el rescate. Besos.