lunes, 6 de enero de 2014

Hoy, como ayer





Aún sigo jugando (ojalá vosotros también).

1 comentario:

Fackel dijo...

No sé hasta qué punto te dejarían tocar. Esas manos y esa mirada amenazaban a los regimientos. La foto vale un potosí.

Salud y memoria.